Skip links

Protocolo de exploración de bazo y páncreas

El bazo generalmente se visualiza mejor con un abordaje intercostal posterolateral alto, con el paciente en decúbito supino.

Un problema frecuente de radiólogos inexpertos es que el transductor no se coloca lo suficientemente posterior y superior.

En algunos pacientes el bazo se ve bien con un abordaje subcostal anterolateral con el paciente en decúbito lateral derecho u oblicuo posterior derecho. Cuando se explora con un abordaje subcostal suele ser útil la inspiración profunda para que el bazo entre más en el campo de visión. Las posiciones lateral derecha y oblicua posterior derecha no debe emplearse cuando se usa el abordaje intercostal porque esto hace que el bazo se aleje de la pared toracoabdominal y el pulmón ventilado se interponga en 10 que, de otra manera, sería una ventana acústica aceptable. Como en el hígado, la patología djfusa o multjfocal del bazo suele poderse detectar con sondas lineales de alta resolución cuando la patología es sutil o totalmente inaparente con sondas abdominales convencionales.

PROTOCOLO DE EXPLORACIÓN DE PÁNCREAS

El páncreas debe explorarse en ayunas para minimizar la interferenciil producida por el gas intestinal subyacente. En la mayoría de los pacientes se ve bien con un abordaje subxifoideo anterior, empleando el lóbulo izquierdo del hígado como ventana acústica. La inspiración profunda suele ser de ayuda. En algunos casos, puede mejorarse la visualización del páncreas diciendo al paciente que «saque tripa». Suelen verse porciones de la cabeza con el mismo abordaje empleado para visualizar el cuerpo. Sin embargo, suele ser necesario explorar con un abordaje subcostal derecho, inclinado ligeramente hacia medial, para ver las porciones laterales de la cabeza del páncreas, que no se ven bien desde un abordaje anterior. Este abordaje puede mejorarse colocando al paciente en posición oblicua posterior izquierda. Cuando se emplea este abordaje, la relación del páncreas con las estructuras adyacentes es distinta de la encontrada en el abordaje anterior, más familiar.

La cola del páncreas es difícil de visualizar en su totalidad empleando un abordaje anterior. Para ver la cola del páncreas puede ser necesario que el paciente beba agua para llenar el estómago y emplearlo como ventana acústica. Explorando desde un abordaje intercostal izquierdo, empleando el bazo como ventana acústica puede mejorar la visualización de la cola del páncreas. La cola del páncreas se localiza en el hilio esplénico, inmediatamente anterior al riñón izquierdo e inferior a la vena esplénica. Por lo tanto, visualizando el polo superior del riñón a través del bazo en el plano coronal, bastará con angular la sonda hacia delante para encontrar la cola del páncreas.

El proceso uncinado del páncreas debe explorarse de la misma forma que el resto de la cabeza. Es importante recordar que el proceso uncinado se extiende bastante abajo en revisión a la cabeza y el cuerpo; por lo tanto, alteraciones del proceso uncinado pueden ser pasadas por alto si no se explora suficientemente abajo.

Artículo escrito por el Dr. Palma Flores Luis Ángel

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?