Skip links

Subdivisiones funcionales del hígado.

Internamente, donde el parénquima hepático se muestra continuo existen dos hígados (porciones o lóbulos portales), son funcionalmente independientes: derecho e izquierdo. Cada porción tiene sus ramas primarias de la arteria hepática propia, de la vena porta hepática y su propio drenaje biliar. El lóbulo caudado podría considerarse una tercera porción su vascularización es independiente de la bifurcación de la triada portal (recibe vasos de ambos paquetes) y es drenado por una o dos pequeñas venas hepáticas que desembocan directamente en la vena cava inferior, distalmente a las venas hepáticas principales. El hígado puede además subdividirse en cuatro divisiones y estas en ocho segmentos hepáticos, resecables quirúrgicamente cada uno de ellos, irrigado en forma independiente por una rama secundaria o terciaria de la triada portal.

Segmentos hepáticos (quirúrgicos) del hígado.

Exceptuando el lóbulo caudado (segmento I), el hígado se divide en porciones derecha e izquierda según la división primaria de la triada portal en ramas derecha e izquierda. La fisura portal principal donde está situada la vena hepática media, es plano que delimita las porciones derecha e izquierda en cara visceral, este plano está delimitado por la fisura portal principal (sagital derecho). En la cara diafragmática el plano está delimitado por extrapolación de una línea imaginaria (de Cantlie) que discurre desde la incisura para el fondo de la vesícula biliar hacia la vena cava inferior. Las porciones derecha e izquierda se dividen verticalmente en divisiones mediales y laterales por las fisuras portal derecha y umbilical, donde se sitúan las venas hepáticas derecha e izquierda. Cada una de estas divisiones recibe una rama secundaria de la triada portal. El plano hepático trasverso se localiza a nivel de las porciones horizontales de las ramas derecha e izquierda de la triada portal. Todas las divisiones, menos la medial izquierda forman por esta división seis segmentos hepáticos y cada uno recibe ramas terciarias de la triada portal. La división medial izquierda es un segmento hepático y así tenemos siete segmentos, II a VII numerados en sentido horario. El segmento I está formado por el lóbulo caudado para un total de ocho segmentos. Recibe ramas de ambas divisiones y es drenado por sus propias venas hepáticas menores, que desembocan directamente a la vena cava inferior.

Vasos sanguíneos del hígado.

El hígado recibe sangre de dos fuentes (vasos aferentes) una irrigación venosa dominante y otra menor arterial, la vena porta hepática lleva del 75 al 80% del aporte sanguíneo. La sangre portal contiene cerca de más del 40 % de volúmenes de oxigeno que la sangre que regresa al corazón por el circuito sistémico. La sangre arterial aporta del 20 al 25%.

La vena porta hepática se forma por la confluencia de las venas mesentéricas superior y esplénica, posteriormente al cuello del páncreas de ahí asciende anterior a la vena cava inferior, en el ligamento hepáto duodenal, formando parte de la triada portal. El tronco celiaco a través de la arteria hepática común da como rama terminal a la arteria gastroduodenal y su rama la arteria pancreático duodenal superior para irrigar al duodeno proximal. En el porta  hepático la arteria hepática propia y la vena porta hepática se dividen en ramas derecha e izquierda. Estas ramas primaras irrigan las porciones hepáticas derecha e izquierda. En cada porción las ramificaciones de las venas porta hepática y la arteria hepática propia irrigan las divisiones mediales y laterales de las porciones derecha e izquierda. Tres de las cuatro ramificaciones secundarias sufren una ramificación terciaria para irrigar de manera independiente siete de los ocho segmentos haticos. Entre los segmentos se encuentran las venas hepáticas derecha, intermedia e izquierda, cuya función y distribución son intersegmentarias y drenan partes de los segmentos adyacentes. Las venas hepáticas formadas por las venas colectoras que drenan en las venas centrales del parénquima hepático y llegan a la vena cava inferior justamente inferior al diafragma, esta unión a la vena cava inferior ayuda a mantener al hígado en su posición.

Artículo escrito por el Dr. Daniel Ortiz Tapia                               

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?