Skip links

Terapias actuales y emergentes en el hígado graso no alcohólico

Este articulo nos habla acerca de las terapias actuales para tratar el enfermedad de hígado graso, que va aumentando en la población ya que la obesidad y el síndrome metabólico son patologías muy frecuentes por el estilo de vida de la población.

Se puede presentar en estos pacientes de hígado graso una forma mas agresiva que es la esteatohepatitis no alcohólica, y que puede aumentar el riesgo de desarrollar la cirrosis o el cáncer de hígado.

Actualmente esta forma mas agresiva de hígado graso llamado esteatohepatitis no alcohólica se basa en dos teorías, en donde la primera es el resultante de la resistencia a la insulina y a la leptina y la segunda es relacionado al estrés oxidativo que llevan a la inflación y  a la fibrosis.

Las formas en las que actúan estas terapias se basan en la lucha contra la resistencia a la insulina, con cambios dietéticos, ejercicios, pérdida de peso y farmacoterapia.

En este tratamiento la dieta y el ejercicio son la primera línea del tratamiento para poder disminuir la resistencia a la insulina.

La farmacoterapia es el segundo tratamiento ya que el primer tratamiento no es tan fácil de mantener, la metformina mejora los niveles de glucosa pero ha producido resultados muy variables.

Las tiazolidediones actúan como agonistas del activador del receptor de proliferador peroximal el cual presentan mejoría en la sensibilidad a la insulina en el musculo esquelético como en el hepatocito.

Estos medicamentos son una alternativa a esta patología acompañado de la dieta y ejercicio.

El ácido ursodeoxicolico es un componente natural de la vesícula biliar usada en diferentes enfermedades hepáticas y que han mostrado propiedades protectoras que incluyen la estabilización de la membrana y efectos cito protectores.

Otros fármacos como el orlistat son de los fármacos más estudiados y que actúan inhibiendo la lipasa gástrica y pancreática el cual sirve para convertir los triglicéridos en ácidos grasos libres, el cual se a mostrado mejorías en las aminotransferasas así como en las esteatosis y la inflación.

Rimonabant es un antagonista selectivo del receptor  CB1 el cual disminuye la lipogénesis hepática e incrementa la saciedad, de esta manera mejora los niveles de insulina y perfil lipídico.

COMENTARIO:

Dentro de este artículo se puede rescatar que la obesidad y las enfermedades crónico degenerativas están en aumento y es un problema de salud para la población, ya que el estilo de vida sedentaria y el uso de carbohidratos producen el aumento de hígado graso no alcohólico y consiguiente fibrosis que evoluciona a cirrosis y el desarrollo de hepatocarcinoma.

Estas terapias ayudan a modificar los estilos de vida, con el uso de agentes farmacológicos y que puede llegar hasta terapias quirúrgicas  invasivas, para poder contrarrestar la enfermedad hepática crónica.

Pero actualmente no existe una terapia ideal para estos pacientes y estos tratamientos solo son dirigidos a la disminución de la resistencia a la insulina, la necroinflamación y la fibrosis hepática.

Artículo escrito por el Dr Sergio Gordillo Herrera

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?