Torsión e infarto esplénico

El bazo errante es una patología poco usual secundaria   a la ausencia, al desarrollo anormal  o a la hiperlaxitud de los ligamentos suspensorios del bazo que disponen a una  hipermotilidad  de este órgano  con complicaciones  como la torsión del pedículo  vascular e infarto secundario. Es más frecuente en la edad de la infancia y  más frecuente en mujeres. El cuadro clínico se puede presentar de  forma intermitente  aguda o forma crónica inicia como dolor abdominal  agudo asociado  con una masa palpable en exploración física, vomito e irritabilidad, es importante solicitar imágenes para poder  realizar un diagnóstico oportuno, determinar la etiología y evitar complicaciones.

El articulo presenta un caso de una mujer fe 21 años que inicia con cuadro clínico de dolor intenso en hipocondrio izquierdo y franco izquierdo, acompañado de distención abdominal y  nauseas. Refiere antecedentes de mismo cuadro clínico 5 meses  atrás. A la exploración física presentaba  esplenomegalia palpable,  dolor en exploración, las exámenes de laboratorio solo  reporta leucocitosis progresiva  y ecografía reporta esplenomegalia y localización anómala de bazo , aumento en la densidad del hilio y ausencia de realce posterior  a la administración de medio de contraste  que son sugestivos de torsión e infarto esplénico, donde se confirma por medio de  Doppler esplenoportal, se procede a realizar intervención quirúrgica  laparoscopica  donde se correlaciona con las imágenes , proceden a realizar esplenectomía, encuentran que el  bazo sufre una torsión  ya que presentaba  únicamente fijación  por el ligamento gastroesplenico, cabe mencionar que  estas patologías son poco frecuentes por la hiperlaxitud o desarrollo anormal de los ligamentos  suspensorios del bazo,  estas alteraciones pueden ser por causas congénitas o adquiridas, dentro de las causas adquiridas  se reconocen la laxitud ligamentaria por factores hormonales durante el embarazo y en el posparto, trauma abdominal, cirugía , distrofias musculares y esplenomegalia por  enfermedad de Hodgkin o malaria. En los hallazgos ecográficos se puede describir ausencia de la colocación normal  del bazo con el hilio  vascular alargado y múltiples áreas de  hipoecogenicidad, en casos de que el paciente presente dolor  intermitente puede existir hemorragias. Se debe realizar una evaluación con Doppler y comprobar la ausencia de  flujo demostrable en el parénquima esplénico.

Los hallazgos  pueden variar desde su ausencia  del bazo en su localización actual, el signo de remolino  del pedículo  vascular del bazo de características hiperdensas, rotación o necrosis de la cola del páncreas: el signo del halo donde se ve alta densidad de la capsula  esplénica  comparada con el parénquima. La torsión del pedículo vascular puede causar e infarto parcial o completo del órgano. La densidad del bazo es menor a la del hígado.

CONCLUSIONES:

La torsión esplénica es poco frecuente en edades adultas,  cuando se presenta este tipo de alteración en el bazo es muy frecuente que  se genere un infarto esplénico según sea el tiempo para diagnosticar, el cuadro clínico por sí solo no es  suficiente para realizar el diagnóstico, la ecografía es útil para idenficar este tipo de patologías principalmente hemorragias e infartos es una técnica adecuada para el diagnóstico y el paciente  tiene mayor acceso a realizárselo por el costo.  El tratamiento ideal para la torsión  e infarto esplénico es la esplenectomía.

Artículo escrito por la Dra Vianey Salazar Hernández

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com