Skip links

ULTRASONIDO HEPÁTICO

17

El hígado es el órgano abdominal de mayor tamaño, se encuentra ubicado en el cuadrante superior derecho y tiene dos caras, la diafragmática que anatómicamente no es muy importante y la visceral.
El hígado se divide en cuatro lóbulos, pero ecográficamente sólo hay tres, el derecho, el izquierdo y el caudado.
La vascularidad del hígado presenta dos aportes sanguíneos: la arteria hepática que es rama del tronco celíaco y que abarca 30% de la irrigación, y la vena porta que aporta elementos metabólicos del intestino para su procesamiento en el hígado y que constituye el 70% de la irrigación. El drenaje del hígado está a cargo de las venas hepáticas que van hacia la vena cava inferior.
El sistema vascular del hígado es muy importante ecográficamente hablando, ya que permite dividir el hígado en segmentos, y en base a esto se puede indicar en la ecografía el segmento afectado, orientando así al médico tratante, en caso de que sea necesaria una cirugía, ya que se pueden hacer resecciones parciales de algún segmento sin afectar a los demás.
Las venas hepática derecha divide el lóbulo derecho en anterior y posterior. La vena hepática media divide junto con el ligamento falciforme al hígado en lóbulo izquierdo y derecho. La vena hepática izquierda divide al lóbulo izquierdo en medial (que está pegado al hilio) y en lateral.
La vena porta tiene forma de T, dentro del hígado se divide en dos ramas, derecha e izquierda, cada una tiene la conformación de una H.
Las venas hepáticas dividen al hígado en plano vertical y la vena porta lo divide en forma horizontal.
A la exploración ecográfica del hígado debe siempre analizarse su forma, tamaño, ecotextura, elementos vasculares y contornos. La preparación del paciente es con no menos de seis y no más de 8 horas de ayuno para disminuir la interposición gaseosa. Es importante realizar la exploración en el plano axial, sagital y oblicuo. En el plano sagital es más fácil localizar la vena cava inferior, y delante de esta el parénquima hepático, en medio de la vena cava y el ligamento venoso.
La práctica permitió conocer las características ecográficas del hígado, así como reconocer su situación e identificación con el paciente, el cual fue complicado en pacientes adultos mayores. También pudimos aprender la correcta redacción en un reporte de ultrasonografía.

× ¿Desea más información sobre este diplomado?