Skip links

Ultrasonido hepatobiliar

El primer tema abordado en el diplomado fue ultrasonido de abdomen superior, iniciando con el rastreo hepatobiliar lo primero que tuvimos que realizar fue la identificación de las estructuras hepáticas y de vías biliares normales, para así poder identificar las anormalidades patológicas. Para una exploración adecuada de estas estructuras es pertinente realizar una visualización del hígado en lóbulo derecho y lóbulo izquierdo, así como una vista panorámica y en el caso de la vesícula biliar proyecciones oblicuas y longitudinales.

La correcta identificación del lóbulo derecho e izquierdo del hígado puede ser establecida en base a la fisura lobar principal que pasa a través de la fosa de la vesícula biliar y la vena cava inferior, así mismo las venas hepáticas separan los diferentes segmento y lóbulos para poder referir de manera más especifica el hallazgo de alguna anormalidad ecosonografica visualizada en el hígado.

El hígado normal es hiperecoico contiene ecos de nivel fino y es mínimamente hiperecoico o isoecoico con respecto a la corteza renal e hipoecoico en relación  con el bazo. Basta solo con la medición del hígado para detectar una hepatomegalia, aunque estas mediciones deben ser realizadas considerando somatometrias.

En cuanto a las anormalidades estructurales que se pueden visualizar en un rastreo hepático destacare en este escrito las observadas en algunos pacientes examinados así como las alteraciones más comunes que pudimos analizar en clase teórica:

Uno de los compañeros reviso a un paciente en el cual se encontraron datos reportados como hepatopatía crónica (muy sugerentes de cirrosis) en donde se observaban contornos lobulados y heterogéneos siendo incluso posible ver el ligamento triangular derecho a expensas de ascitis. En mi caso tuve la oportunidad de evaluar a una paciente que previamente había sido sometida a exploración por medio de pet scan por presentar 3 lesiones de origen a determinar, en dicha paciente se pudieron observar 2 imágenes hipoecoicas muy bien definidas y una con bordes no definidos los cuales se comentaron como posibles lesiones metástasis.

En exposición teórica analizamos las características de las lesiones quística benignas presentes en el hígado las cuales suelen ser anecoicas, de pared fina y bien delimitada y con reforzamiento acústico posterior y vimos una variedad con relevancia clínica que son los quistes peri biliares los cuales presentan las mismas características ya explicada pero que suelen oscilar entre los .5 a 2.5 cm y que revisten extrema importancia debido a que pueden ocasionar obstrucción de vías biliares. Debo hacer énfasis en este espacio en la correlación clínica que debemos hacer con nuestras imágenes ya que en este tipo de patología debemos recordar que la enfermedad poliquística del adulto a diferencia de la enfermedad poli quística infantil (la cual suele acompañarse de fibrosis hepática y de hipertensión portal) presenta pruebas de función hepática normales, por lo que en caso de existir alguna alteración se deben descartar posibles complicaciones como tumor, infección del quiste u obstrucción biliar; los hematomas son pequeñas lesiones focales del desarrollo del hígado que se componen de conductos biliares dilatados dentro de un estroma de colágeno denso, en la bibliografía suelen describirse como la presencia de una, múltiples o innumerables lesiones solidas bien definidas habitualmente menores de 1cm que suelen ser hipoecogenicas aunque también pueden presentar apariencia hiperecogenica en casos raros, las cuales pudieran confundirse con lesiones metástasis o malignas.

Aunque el diagnostico propio de la hepatitis viral solo se puede realizar en base a análisis serológico, dicha patología predispone en casos crónicos a cirrosis, hipertensión portal y heatocarcinoma hallazgos que pueden ser valorado mediante el ultrasonido y en casos de hepatitis víricas podemos encontrar algunas características ecosonograficas que nos orientan hacia este diagnóstico como son el aumento de la ecogenicidad y el espesor de las partes blandas que rodean a la rama de la vena porta (manguito periportal), la pared vesicular pudiera mostrar un pared engrosada con múltiples huecos hipoecoicos extensos de líquido de edema.

Artículo escrito por el  Dr. Mariano Cruz Cruz

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?