Ultrasonido y valoración de riesgo de cáncer ovárico

La detección temprana del cáncer de ovario continúa siendo un gran reto. La edad es el mayor factor para la determinación de la probabilidad de cáncer, con el ajuste de la edad incrementando conforme avanza en edad. El pobre pronóstico del cáncer de ovario es asociado con las etapas avanzadas de la enfermedad en el tiempo del diagnóstico. El uso del Doppler ha sido usado para la evaluación de la neovascularidad de las neoplasias de ovario, frecuentemente combinado con otros marcadores ultrasónicos. La meta de la evaluación por ultrasonido es la de determinar las diferencias entre los hallazgos fisiológicos normales, cambios inflamatorios, procesos neoplásicos benignos y cáncer de ovario.

Los marcadores como CA-125 son usados como un marcador relativo de malignidad, sin embargo de ha demostrado la superioridad de los patrones de ultrasonido en las disminución entre neoplasia maligna y benigna.

Características ultrasonograficas de ovarios y masas anexiales

El tamaño del largo de las masas ováricas, junto con otras características, han sido encontradas como factores significativos en la predicción de cáncer de ovario. Las masas largas fueron significativamente asociadas con un incremento en la probabilidad de cáncer de ovario.

Características morfológicas

Uno de los parámetros para el reconocimiento predictivo del tumor por ultrasonido es la morfología. Las características sonográficas incluyen el quiste y composición de tumor sólido, también la presencia de cualquier tipo de septación y papilación. Una meta importante es el intento de identificar las entidades no neoplásicas. Cada una de estas entidades puede tener apariencia que imita los procesos neoplásicos.

Muchos autores han designado escalas cuantitativas o patrones cualitativos de algoritmos de reconocimiento que faciliten la categorización de una masa en un espectro de las peores apariencias, desde un simple quiste a un quiste con septaciones, loculaciones, papilaciones y último grado variando de predominancia sólida.

Evaluación Doppler

Una vez se pensó que sería la llave para la distinción entre las masas benignas y malignas   por sus características vasculares. Las lesiones malignas usualmente producen un significante incremento en el flujo del Doppler color señal secundaria de angiogénesis. La impresión total de la vascularidad del tumor, refleja ambos el número y tamaño de los vasos del tumor y su capacidad funcional. La clasificación del color es usada para describir la cantidad de sangre que fluye del tumor como un todo:

  • 1: flujo de sangre no detectado
  • 2: flujo mínimo
  • 3: flujo moderado
  • 4: alta vascularidad

Las malignidades usualmente exhiben un incremento en las señales de flujo, tanto en la periferia como en la región central de la masa, incluyendo las septaciones y áreas de tumor sólido. Sin embargo debido a la superposición de los parámetros de vascularidad entre neoplasias benignas y malignas, un diagnóstico diferencial firme basado en un espectro Doppler, una evaluación no es posible.

Muchos investigadores han utilizado las variables sonográfica en un intento de predecir malignidad, concluyendo que podría ser posible estimar el riesgo de malignidad basándose en la morfología del ultrasonido. Más recientemente, la construcción de un concepto de reconocimiento de patrones, sistemas de puntuación fueron desarrollados para una más precisa discriminación entre las neoplasias malignas y benignas. El índice de tumor ovárico fue encontrado para la discriminación y predicción de malignidades ováricas, en el escenario clínico de una masa anexial sospechosa con un receptor operativo característico (ROC).

Hoy en día hay múltiples sistemas de evaluación en el diagnostico pre operativo de una masa anexial. El resultado más preciso fue obtenido con un modelo de máquina de relevancia de vectores, en el que se usaron complejos modelos matemáticos, resultando en un diagnóstico correcto de un número significativo de malignidades adicionales. La proyección anual multitecnica (ultrasonido transvaginal y CA-125 en suero)  tuvo una relevante mejor especificidad (99.8%) que la proyección de ultrasonido por si sola. (98.2%). La sensibilidad de la detección primaria de canceres epiteliales de los ovarios y las trompas de Falopio fue mejor con la proyección multitecnica anual, que con el ultrasonido pero la diferencia no fue estadísticamente significativa. Ambos métodos fueron factibles a largo plazo. La consideración importante de estos modelos a la fecha incluye tamaño, apariencia, características del flujo-color y apreciación de algunas apariencias clásicas de hallazgos benignos como tumores dermoides.

COMENTARIO

El ultrasonido puede ser usado principalmente para la categorización de las características de los ovarios y las masas anéxales, incluyendo ciertos patrones característicos que nos pueden ayudar a la distinción entre una neoplasia maligna y una benigna. El problema que hay con la mayoría de las masas tumorales malignas es el retraso que se encuentra en el diagnóstico de las misma, ya que como se menciona en el artículo al momento de realizar el diagnostico la mayoría de las veces ya se encuentra en un estadio avanzado, sin embargo con la ayuda de métodos diagnósticos como el ultrasonido y la correlación con otro tipo de estudios como el CA-125 y la clínica se puede llegar a una conclusión diagnostica más rápidamente y con mayor precisión

Artículo escrito por el Dr. Alberto Bravo

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com