Ultrasonografía del sistema musculo esquelético

Al estudiar el sistema musculo esquelético se debe tener en cuenta que ésta en si es una especialización de la ultrasonografía misma y que lleva tiempo la adecuada compresión.

Para la realización de la misma se debe contar con el tiempo y paciencia necesaria, así como un equipo adecuado para la realización de la misma ya que los ultrasonidos convencionales no arrojan la información detallada como la que tendríamos con un equipo de ultrasonografía de alta resolución con transductores que manejen las frecuencias adecuadas generalmente las mejores imágenes se obtiene con transductores con más de 15 MHz de rango así como los que manejan imágenes  Armónicas.

Se debe tener en cuenta desde el inicio del estudio la perspectiva diagnostica del médico clínico que solicita el estudio para tener una base y orientarse mejor para un diagnóstico más certero y complementario.

Así también se debe tener en cuenta que el manejo correcto del transductor en cuanto a la posición y el ángulo en relación con la zona estudiada es crucial, tomando en cuenta que la posición de la articulación determina en gran medida las estructuras anatómicas que el transductor pondrá de manifiesto en el monitor.

Entonces en resumen para el estudio de una región musculo esquelética se debe tener una base clínica la cual será buscada intencionalmente así como demás datos probables que se puedan hallar. Para esto se debe tener pericia y orientación espacial de la articulación o grupo macular a estudia en relación a su dinámica y posición especifica al momento de realizar el rastreo.

Tomando en cuenta que al no realizar estos procedimientos adecuadamente podemos caer en el error común de identificar como patológico estructuras anatómicas normales, al no orientar adecuadamente el transductor en posición o ángulo con respecto a la posición de la región estudiada esto debido a un fenómeno llamado anisotropía que es la visualización de una estructura hipoecogénica al incidir las ondas ultrasónicas en un ángulo incorrecto. Esto debido a que las estructuras musculares y tendinosas están constituidas múltiples fibras dispuestas en diferentes sentidos siendo unipeniformes, bipenmiformes o circunpeniformes.

Estas disposiciones de las fibras al ser estudiadas en un ángulo incorrecto son mal interpretadas como hipoecogénicas ya que el transductor recibe una información errónea debida al artefacto de refracción o rarefacción en el caso de las estructuras altamente refringentes ya que estas fibras tiene  una disposición estrecha, por lo que este fenómeno supongo es más común en estas que en las estructuras más homogéneas y relativamente estáticas como los órganos abdominales.

Otro punto crucial es el conocimiento exacto  de la anatomía de la región estudiada, ya que al desconocer la disposición de los músculos, tendones así como su inserción, o la disposición de las fibras de cada uno así como de las capsulas articulares, el usuario no será capaz de distinguir no normal de lo patológico.

Por ultimo para el estudio de una región como ejemplo hombro o rodilla, es indispensable como mencione el conocimiento de la sospecha  clínica del médico que solicita el estudio, sin embargo para orientarse mejor en cuanto a los observado como normal o patológico es adecuado revisar la región contralateral en el caso posible para orientarse en gran medida al verdadero diagnóstico de normalidad o anormalidad de una estructura.

Las articulaciones más frecuentemente estudiadas son la articulaciones de los hombros que son de tipo enartrosis es decir es una articulación muy móvil por ser una articulación de tipo esférica en un acetábulo cóncavo como lo es a su vez la articulación ileofemoral.

Esta cualidad le confiere una movilidad muy versátil sin embargo son más vulnerables a lesiones al ser inestables.

En el caso de la articulación del hombro está constituida por la unión de la cabeza del fémur con la fosa glenoidea del omoplato esta se encuentra unida por múltiples tendones y ligamentos así como un gran número de músculos.

La articulación glenohumeral es más inestable que la articulación ileofemoral ya que esta tiene solo una capacidad aceptabular del 40% o menos ya que la cabeza del humero es una formación semiesférica que tiene solo la 3ra parte de una esfera, y la fosa glenoidea es en sí misma muy pequeña. Esta está parcialmente agrandada por un anillo cartilaginoso que juega las veces de un menisco humeral por así decirlo el cual recibe el nombre de rodete glenoideo.

La capsula fibrosa que une esta articulación esta reforzada por la adhesión de las fibras tendinosas de los músculos que discurren en su entorno.  As u ves esta es atravesada por dos tendones uno superior que corresponde a la posición larda del bíceps braquial, que se inserta en su borde superior y discurres por una muesca entre las dos tuberosidades del humero llamado corredera bicipital, y el otro se la atraviesa lateralmente y se inserta en uno de sus bordes y corresponde al tendón de la porción larga del tríceps. Así mismo la articulación escapulo humeral tiene sus propios tendones reforzadores denominados tendones glenohumerales

La capsula articular esta reforzada por los tendones del denominado manguito rotador que está compuesto por 4 músculos escapulares: el supraespinoso que viene de la fosa supreaespinal del omoplato, y se inserta en la eminencia superior del tróquiter: el infra espinoso que viene de la fosa infraespinal del omoplato y se inserta en la eminencia medial del tróquiter; el redondo menor que viene del borde axilar del omoplato y se inserta en la eminencia menor del tróquiter y el subescapular que viene de la fosa subescapular del omoplato y se inserta solo en el troquín.  Estos al pasar en su porción tendinosa por encima de la capsula articular formando el manguito de los rotadores y reforzando la capsula articular.

Por encima del maguito de los rotadores existe una bursa anatómica denominada bursa deltoidea y está cubierta por el musculo deltoides.  Existe un ligamento que va de la apófisis coracoides al acromion que confiere protección a la articulación e impide su desplazamiento en la aducción forzada.

Otros músculos que confieren más estabilidad a la articulación y movilidad, son el pectoral mayor, el pectoral menor, el redondo mayo, el tríceps, el coracobraquial, los serratos etc. Sin embargo el manguito de los rotadores y los tendones que discurren en esta articulación son los que mayormente sufren lesiones.

Artículo escrito por el Dr. Daniel Carmona

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com